lunes, 18 de septiembre de 2023

La literatura antiderechos LGBTIQ escrita en español

Foto: La ONU es uno de los organismos más atacados por los grupos antiderechos.

"Las ideas que dan vida a la homofobia, la transfobia, la misogina, el racismo y la xenofobia se reproducen a través del discurso." 

Por Amilka González

La lengua española es la segunda lengua más hablada en el mundo por nativos, con casi 500 millones de hablantes. Que en los últimos años numerosos grupos hispanohablantes estén cada día más comprometidos con la divulgación de discursos que cuestionan los derechos humanos de la población LGBTIQ, plantea la necesidad de hacer una cartografía tanto de los grupos como de los discursos. Este sería el punto de partida para analizar las relaciones y alianzas transnacionales entre los grupos antiderechos hispanohablantes y los grupos antiderechos no hispanohablantes.

Se podrá decir que dedicar el primer artículo de este blog a la literatura antiderechos LGBTIQ es dar publicidad inmerecida a ideas que son dañinas para la sociedad. Sin embargo, si queremos entender cómo funcionan estas ideas y por qué son compartidas por muchas personas, creemos necesario hacer un mapa de estos discursos.

No es esta una idea novedosa. Se trata de una estrategia conocida por organizaciones anti-racistas que durante décadas han monitoreado discursos de odio relacionados con la segregación racial y otros tipos de discriminación. Un ejemplo de ello es el Southern Poverty Law Center, con sede en EEUU, que se ha dedicado a esta labor, además de ser conocidos por sus batallas legales contra grupos supremacistas.

Por qué hablamos de discurso

Las ideas que dan vida a la homofobia, la transfobia, la misogina, el racismo y la xenofobia se reproducen a través del discurso. 

Es importante entender que al referirnos a discurso nos referimos a todas las formas en las que los seres humanos utilizan el lenguaje: oralidad y escritura, principalmente, pero pudiera incluir imágenes, símbolos, memes de internet, objetos y gestos.

El discurso es una forma de interacción social en la que quienes hablamos y escribimos “no solamente” hablamos y escribimos. Somos fundamentalmente actores sociales en un “teatro social” y compartimos nuestras ideas, creencias y pensamientos a través de acciones discursivas.

Lo ilustraremos con el problema de la discriminación, que se relaciona con el hecho de que nos organizamos socialmente dentro de un orden imaginado —país, Estado, monarquía, teocracia, democracia, capitalismo, socialismo, son constructos sociales imaginados solo por los seres humanos— que legitima algún tipo de jerarquía social: hombres libres vs esclavos, hombres vs mujeres, ricos vs pobres, creyentes vs infieles, blancos vs negros, nativos vs extranjeros, heterosexuales vs homosexuales, personas cis vs personas trans.